En este tiempo...

Crecieron los cachorritos de Tatato y Lanca.
Una noche nos trajimos a uno, el que nos tocaba, para llevarlo al dia siguiente, a su nuevo dueño. El problema fue que no dormimos nada!! porque el chiquitito lloro toda la noche. Finalmente lo acostamos en la cama con nosotros y por supuesto tambien M. que se desperto con los llantos.





Queie upa comigo, decia M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada